11 dic. 2012

Sabiduría Aromática: ¿Alguien hablo de moderación?

Todo el mundo entra en un frenesí insostenible  por estas épocas, que si la comida de fin de año, el intercambio con las amigas, las reuniones, las compraderas infinitas, el tiempo apresurado, las vacaciones, los preparativos, los brindis,  y para rematar:  el tráfico irresistible de nuestra enorme ciudad. Persona con la que hablo;  el cansancio: presente; el equilibrio: ausente. 

Y entonces, al acabar completamente desubicados, agotados, más que exhaustos, queremos volver a la búsqueda de nuestro centro perdido; y aquí una vez más, echamos mano de nuestros maravillosos, únicos y excelsos: Aceites Esenciales.

Algunas sugerencias prácticas para esta época extenuante:
Un masaje restaurador para la fatiga
30 ml aceite  Avellana
5 gotas  aceite esencial Pino
5 gotas aceite esencial Picea marina
5 gotas aceite esencial Naranja
Aplicar en masaje  en toda la espalda y  con mayor énfasis en la zona lumbar.

Un complemento que no debe  faltar: 
Inhalador para los agobios decembrinos
5 gotas aceite esencial Incienso
5 gotas aceite esencial Bergamota
5 gotas aceite esencial Mandarina
Inhalar cuando sea necesario

Brisa aromática para las buenas vibras y alegría
30 ml agua 
8 gotas aceite esencial Mandarina
5 gotas aceite esencial Te limón
3 gotas aceite esencial Palo Santo
Agitar  y rociar el espacio necesario 
( No es para uso en  la piel)

Y recuerden la frase celebre de Eurípides:
"Al hombre comedido le basta con lo suficiente"




No hay comentarios:

Publicar un comentario