5 ago. 2012

OUCH !
 MI PIE y EL ARTE DE SABER CAMINAR CON SANDALIAS

Nunca me imaginé que el caminar con sandalias requería de poner una atención considerable al lugar a donde pisas, pero es cierto. Si no lo haces, el resultado puede ser terrible y doloroso, ya me pasó.


Para mi suerte, se me atravesó un maleta cargada con 25 kilos y las consecuencias: Fractura de la primera falange del 5to. dedo del pie, pero en ese momento yo no lo sabía, solo experimentaba:
Dolor terrible dolor!


Lo primero que decidí hacer, pues no tenía a quien acudir en ese momento, fue buscar  hielo: horror! no había, pero en su lugar encontré unas deliciosas paletas, que pensaba todavía comer, pero ni modo lo primero es lo primero.  Me ayudaron a controlarlo un poco, pero para aumentar mi suerte ese día viajaba, estaba en un lugar lejano y no podía acudir al médico, así que tomé mano, inmediatamente después,  de 3 aceites esenciales que nunca me faltan en mi kit de viaje: Lavanda, Manzanilla Romana y Siempreviva; y mi mezcla de aceites vegetales con: aceite de hierba de San Juan, Caléndula y Arnica,  nunca viajo sin ella, así que  manos a la obra. 


Preparé :
15 ml de  la mezcla de aceite vegetal 
3 gotas de Lavanda
3 gotas de Manzanilla Romana
3 gotas de Siempreviva


Durante el viaje  apliqué una pequeña cantidad  cada  3 horas, posterior a la aplicación del hielo, los primeros dos días.  Esta preparación,  más otras nuevas  y modificadas,  hicieron que para cuando pude visitar al médico, dos semanas después, estuviera aterrado de como había cedido la inflamación así como el hematoma inicial que se había formado. Menos mal!