2 may. 2009


Nerolia Sucumbífera,  Reina de Puerto Alegre, lugar  donde azotaban todos  los vientos, el mar reía y sucumbía a los amores encontrados. El calor corría por esos tiempos,  la Reina,  famosa por sus guantes de seda verde, no perdía la ocasión  de añadirles  siempre, una gota de esencia de azahar. Supervisaba personalmente la recolección de las flores, las cuales debían de ser perfectas,  para la producción del aceite de azahar; el cual no podían faltar en palacio y,  ninguna mujer podía usarlo, solo Nerolia. Al morir, dejo un legado precioso: un recetario de más de 1000 páginas, en el cual compartía su manera tan particular de usar la famosa esencia.
Hoy utilizamos el aceite esencial de azahar, Citrus aurantium,  para elevar nuestro espíritu, ideal en baños, difusores así como su uso antes de dormir. Tiene propiedades rejuvenecedoras, por lo que es de mucha utilidad en cremas para cuidados de la piel. 
Algunas de las recetas que sobrevivieron en su maravilloso libro son las siguientes:
Mezcla Armoniosa para baño
1 gota AE Azahar
5 gotas AE Benjui
5 gotas AE Cilantro
Agregar estos aceites a un dispersante y posteriormente a la tina, una vez llena de agua

Mezcla para estrías
1 gota AE Azahar
4 gotas AE Mandarina
6 gotas de Sándalo
Agregar estos aceites a 40 ml de aceite de almendras dulces, más 10ml de aceite de germen de trigo. realizar un masaje en la mañana y noche.

Perfume exquisito
2 gotas de AE Azahar
2 gotas de Absoluto de Jazmín
2 gotas de Absoluto de Rosa
Añadir estas gotas a 10 ml de aceite de jojoba.