28 sept. 2013

Llegó el otoño...


Y con el,  la llegada de una nueva etapa, una época tardía, introspección, recoger calabazas, el clima se torna frío, sopas calientes,  hacer pasteles, olor a especias, las hojas caen.
Con los  cambios que se aproximan, las energías llegan  a bajar y también,  las defensas la  van volando.  Por todo esto, lo mejor es prepararse y empezar con un régimen de prevención.
Mis prioridades en los aceites esenciales cambian,  busco aquellos que me aportan calor y abrazo;  los especiados y más picantes en su aroma. Es algo instintivo y automático, busco el de canela, cardamomo, pimienta negra, jengibre, clavo, cardamomo; sin dejar  mis adorados cítricos, sobre todo naranja dulce y mandarina.
Dentro de esta  lista, también incluyo, Ravintsara, Saro y Limón, los uso en mi difusor,  y sobre todo, cuando hay enfermos en casa o propensidad para los resfriados.
Dos recetas para difusor.
Limpieza preventiva del ambiente
3 gotas aceite esencial Ravintsara
3 gotas aceite esencia Saro
3 gotas aceite esencial Limón
Pueden triplicar la cantidad y agregar  8 gotas al difusor, 2 horas en la mañana y 2 horas por la tarde, en caso de que hayan enfermos en casa; o una vez al día, para limpiar el ambiente.
Ambiente aromático otoñal
10 gotas aceite esencial Canela
10 gotas aceite esencial Naranja dulce
5 gotas  aceite esencial Cardamomo
5 gotas  aceite esencial Nuez moscada
Las gotas  mezcladas, se guardan en un frasco oscuro cuenta gotas, se usan 6 gotas en el difusor, cuando se desee un ambiente  cálido que nos  envuelva.
Masaje para esos fríos días que se avecinan…
30ml aceite vegetal de Caléndula
5 gotas aceite esencial Jengibre
4 gotas aceite esencial Naranja dulce
3 gotas aceite esencial Enebro
Aplicar con un ligero frotamiento sobre brazos, cuellos, pantorilla y plantas de los pies.
Así pues, despidamos al  radiante verano y démosle la bienvenida a la serenidad que nos trae el otoño.